martes, 31 de marzo de 2009

CUENTOS PARA LAS PASCUAS

TRIDUO PASCUAL

Llegué tarde para todas las celebraciones, aquel año. Circunstancia que ofendió profundamente a mis padres.
Un amigo necesitaba mi ayuda y se la ofrecí incondicionalmente. No contaba con dinero, acababa de ser despedido de su trabajo por sus constantes distracciones e inasistencias. El peso de la justificación resultaba terrible, pero indiferente a las necesidades de su empleador. Estaba muy enfermo y debía viajar para ver al médico especialista, residente en la ciudad.
Fue así que no arribé a la veneración solemne del Jueves Santo. Por aquellos días de tardes grises y sacrificados ayunos, todo el pueblo permanecía interrumpido. Una muchedumbre cristalizaba la pasión en el Vía crucis, representada por jóvenes actores, cuyas alegorías conmovían al gentío cada año.
El altar dispuesto en las amplias veredas de la Iglesia, aguardaba la larga procesión de la multitud consternada, que colmaba las calles alzando imágenes envueltas en luto. Los oficios de vigilia de la medianoche inauguraban la celebración, encendiendo el Cirio Pascual.
Mis padres no ocultaron su ofuscación ante mi ausencia. No dispusimos de tiempo para explicaciones, sino hasta el día siguiente.
De todas maneras, el domingo de Resurrección, estaban todos pendientes de la tertulia familiar y la algarabía de los más pequeños y los ancianos que se disputaban los trozos de chocolates dispersos por las mesas.
Ese domingo, regresamos con mi amigo, desde la ciudad. El cansancio no ensombreció su complacencia por la ayuda brindada.
El anochecer de aquel día llegó impregnado de reminiscencias. Al acostarme, por alguna misteriosa razón, sentí vívido el Triduo Pascual.

sábado, 28 de marzo de 2009

LA JAULA DORADA

Este e-mail comenzó a circular en un ciber café de Santiago del Estero.

“Un pájaro azul, sin saber como ni cuando, anidó dentro del cerebro del poeta, en donde ha quedado aprisionado.
Encuentren al poeta y díganle, decididamente, que sus manuscritos de tonterías guardan a la humanidad de la calamidad del olvido.
Que no se le antoje abrir la jaula. ”

Pronto, el e-mail circuló por toda la red, y fue así, como el poeta, finalmente, cuidó al pájaro azul dentro de su jaula dorada y encontró el viejo laurel verde tan buscado.

A la memoria de Garcín

UNA EN CADA FAMILIA - Cuentos Anormales

UNA EN CADA FAMILIA

Toda ocasión se mostraba propicia para señalarlo. Entre los círculos asiduos de amigos. Entre los casuales concurrentes al bar del pueblo, con sus incontables mesas. En las misas o cenas aburridas. Ninguna vez faltaban los comadreos.
Era comprensible. Provenía de una familia de arraigadas malas costumbres, a quienes les entusiasmaba la vulgaridad, el descanso interrumpido solo por el ocio. Cada uno de sus miembros conservaba el hábito de sustituir un favor por la moneda de curso corriente.
Permanecían indiferentes a las actividades artísticas o culturales. Habían dejado pasar todas las oportunidades para conseguir buenos trabajos o realizar estudios. La mediocridad encarnaba el semblante de la banda.
Él, uno de los tantos hermanos del clan, revelaba educación. Era instruido. Sensible. Con notable cortesía. Desdeñaba las banalidades.
Dejaba en zozobra a todos. Siempre hay en cada familia negra, una oveja buena.

viernes, 27 de marzo de 2009

CONFIDENCIA

La habitación era ovoide, cálida y fría. Las revueltas eran incesantes y las personas estaban abrumadas por tanto caos.
-Duermes?-, musitó suavemente una voz.
-No soy yo quien duerme, es mi hermana la Justicia- Respondió la ley, a una conciencia ilusa que vagaba por allí.

jueves, 26 de marzo de 2009

SIETE DIAS MÁGICOS

EL DESEO CUMPLIDO
Un genio concedió a Eva un deseo de siete días.
El primer día, Eva hizo desaparecer al hombre. En los días restantes descanso.


EL PRINCIPIO
Colorín colorado, este cuento está ya comenzado.
Un mago, creó en siete días la luz. El agua, el aire, el fuego. Las plantas, los animales. El hombre y la mujer.
Había una vez, un mundo terminado.

UNA PRINCESA AZUL

Una vez, en un reino cercano, nació una princesa azul.
Solía jugar a ser feliz, vestida con un enterito rojo y zapatillas abotinadas con cordones desatados. Su cabellera azabache le devolvía al viento su rebeldía. Tenía una belleza inigualable que enmudecía a los espejos.
Soñaba con el amor para toda la vida. No le temía a los dragones ni a las brujas hechiceras. No comía manzanas ni pasteles.
Solía jugar a ser feliz, hasta que un día, un príncipe desteñido, la acorraló sorpresivamente, convirtiéndola en niña.
Solo el beso feroz de un lobo tierno podría volverla otra vez princesa.
Desde entonces, una niña vestida de seda y encajes, que sueña ser una princesa azul, jugando pregunta: ¿ lobo tierno donde estas?…

A Eugenia G.

miércoles, 25 de marzo de 2009

DIARIO INTIMO

Ayer en la noche cenamos juntos.
Finalmente pude compartir con él momentos tan soñados en mi vida.
Improvisados una y otra vez, con cientos de palabras, en estas páginas de confesiones íntimas.

Su sonrisa contagiosa. Su mirada serena y seductora. La elegancia en su andar. La ropa moderna e impecable. El perfume golpeando cada sentido de mi ser. Su conversación inteligente, modulando palabras que me tornaban esclava del próximo movimiento de sus labios gruesos y alargados. Su buen hálito, su cordura desesperando mis modales.
La admiración por su profesión y el cuidado de sus prejuicios y su buena educación. Sus expresiones masculinas contaminándome un descarriado impulso por engullirlo. Las insinuaciones contenidas que invitaban a la locura desenfrenada. Instantes que torcían mi juicio condenado al desorden de las pasiones.

Ayer en la noche cenamos juntos.
Habló poco durante toda la cena. No acercó la silla, ni sirvió mi copa, ni preguntó por mis preferencias. Después de cenar, trajo su auto, sin que abriera la puerta para invitarme a subir. Torpemente mostró sus deseos de malgastar la noche. Torpemente reclamé mis deseos de regresar a casa.

Me propuse, severamente, abandonar el hábito de inventar historias ideales del género opuesto e intentar más a menudo, intercambiar experiencias reales con estos raudos caballeros del orbe.

Texto presentado a Concurso

martes, 24 de marzo de 2009

NO TODO PUEDE DECIRSE CON PALABRAS

Sentado en el monte de Helicón, he bebido de las fuentes. He urdido los recónditos misterios de las palabras. Han conspirado todas en mi contra. No he encontrado una sola que pueda describir el amor, el dolor, la poesía.

EL SECRETO

El silencio, unimembre. El amor, verbo.
Y sabiéndolo, tan sólo me atrevo a mirarlo.

LA TRAMA

Jurisprudencias. Doctrinas. Antecedentes parlamentarios. Sentencias. Leyes. Enciclopedias.
Han tejido escepticismos con las madejas del Derecho.
Desovillando ideales, a pesar de todo, aguardo tu cobija, Justicia.

lunes, 23 de marzo de 2009

LA SEPARACIÓN

- Le entregué cada tiempo de mi vida. Fui silenciosa compañera en los días de miserias, complaciente en sus silencios. Aprendí a consentir sus gustos. Soporté sus costumbres.
Cargué el deterioro de sus años, sin faltar al compromiso inicial.
Y ahora se aleja, abandonándome, para siempre.- Sollozaba la mujer.
La otra se marchó con él, impasible, sabiendo que ningún enamorado podía resistirse ante ella.
La muerte no conjetura.

sábado, 21 de marzo de 2009

NAUFRAGIO

Que no te consuelen mis palabras, si mis brazos no han encallado tu desdicha.

Que los recuerdos mansos de nuestro abismo no consuman tu nostalgia, si mis latidos no han ahogado tus lamentos.
Que mis días, aún inundados de palabras y recuerdos, no han logrado nombrante.

viernes, 20 de marzo de 2009

HORTOGRAFIA HERRADA

- No continuaré escribiendo!
- Aora, hinmeditamente, rehanuda! Malumorado!
Enmudecieron.
No continúo jugando el lapicero con el abecedario. Nunca más jugó, sin consentimiento de la gramática.

EL ENCUENTRO- Fragmentos desde el interior

Estoy contigo.
Inerte y vulnerable, me invento fuego.
Encandilada entre tus brazos, me deslizo llama viva, abrumada por tu brío masculino. Suspendida entera, por vez primera, dolorida, me arrebatas alaridos. Pausados e íntimos suspiros, mueren desarmados entre tus entrañas.
Y toda inerte y vulnerable, busco incondicional el otro encuentro, para volverme fuego eternamente.

A J.J.P., mi primer hombre...
mi esposo.

jueves, 19 de marzo de 2009

CUENTOS ANORMALES

FAMILANDIA
En una ciudad lejana, muy lejana, habitaba una familia rara, muy rara.
La madre, una señora encopetada, estaba siempre afligida por su imagen y su estética. Dedicaba innumerables momentos al cuidado de su esbelta figura. Tantas horas ocupaba, que de tan liviana que estaba, se escurría entre sus prendas. Tan esmirriada que sus dos hijos preguntaban por ella, teniéndola delante de ellos.
Los niños pequeños habían aprendido a cuidarse bien solos. Mantenían un régimen estricto seleccionado por su madre, para que los alimentos no los engordaran. Los nutrientes les provocaban aumento de peso; cuando los niños tenían hambre, sustituían las terribles calorías por adicciones a los videojuegos.
Los cuentos infantiles les resultaban una costumbre ancestral, irrisoria, ante las entretenidas imágenes de violencia que conocían a través de los juegos cibernéticos, propios de otras generaciones.
La actividad predilecta de todos consistía en pasar las largas y tediosas horas de los fines de semana, echando raíces en el club de la lejana ciudad. Llegaban agotados a su casa y casi no lograban reconocerse.

Las habitaciones de la casa eran enormes y numerosas. Tantas eran, que sus integrantes no recordaban quienes estaban adentro y quienes habían salido. Confortables todas, excepto la cocina, que ocupaba un mínimo espacio.
Una casa tan cuidada que parecía de utilería.

A sus ocupantes les perturbaba sobremanera encontrar en el porche de su lujosa mansión , a una madre vagabunda, de igual figura esmirriada, pero ésta escurría pobreza, hambre y soledad. Sus dos hijos pequeños la acompañaban a todos lados pidiendo limosnas, pero sólo en aquel lugar encontraban la misericordia, recibiendo todas las mínimas sobras perecederas de la semana anterior. Cuando se retiraban las sombras, el ambiente era perfumado con esmero.
Solían compartir amistad con familias de buen nombre y posición social, apreciando sus virtudes y éxitos.
El padre era un señor muy absorto en sus ocupaciones, pero al cabo del día lograba encontrar tiempo para atender las llamadas telefónicas efectuadas por sus hijos, para saludarlo, antes de acostarse.
Pasaron los años y los padres no envejecieron. Y los niños crecieron.
Fue así como estos dos hijos tuvieron dos hijos que tuvieron dos hijos.


miércoles, 18 de marzo de 2009

APÓSTOL

Sigue meciéndote inmune en el océano del alfabeto. Ronda obstinado aunque las voces del olvido ciernan tu memoria. No asientes tu pesar sobre mis ojos, que imploro tu letra para blandir mis alas.
Ay! Poeta, aférrate al reverso del espejo o al fervor de las cenizas, pero no me entierres.

martes, 17 de marzo de 2009

UNIVERSO

No agigantes tu forma hincado de rodillas sobre mis espaldas, si tan solo quiero levantarme como un fiel heraldo y no mostrar el llanto de los días.
No carcajees de tu colosal figura ante mi paso frágil, si tan solo intento conservar impulso para otro ocaso.

lunes, 16 de marzo de 2009

ENGAÑO

Cada sorbo desvanece la borrasca de memorias. Mientras ciñe la garganta tanta nostalgia, mis ojos quedan ciegos en el fondo del reflejo difuso de tu nombre. Saciado e impúdico de olvido, encuentro en cada copa una nueva ocasión para engañarte.

sábado, 14 de marzo de 2009

DIALOGOS MUNDANOS

LAS PIEDRAS
Mientras el sol comenzaba a bostezar entrado el mediodía, dos ancianas sentadas en la vereda, apaciblemente conversaban, aprovechando la sombra de un naranjo.
-Me ha sorprendido una noticia del diario del miércoles- dijo Hortensia - Comentaba la teoría que los animales pueden hacer planes de futuro, y tomaba como ejemplo, la conducta de un mono, en un zoológico, que juntaba piedras premeditadamente y las escondía, hasta que llegaban los visitantes al zoológico. En aquel momento, el mono sacaba su artillería celosamente guardada, y comenzaba a disparar las piedras contra éstos-.
- ¡Por fin, alguien libre de culpas! - musitó su compañera.



ALMA TRAVIESA
Cada paso lento traducía la diminuta distancia de una baldosa a otra, y sin embargo, el trazo de la vereda se mostraba más dilatado y abrumador para el cansancio de Serafín.
- ¡Qué le han pasado a tus rodillas, Serafín!- Exclamó angustiado y sorprendido su vecino.
- No quiero recordarlo. - Respondió cabizbajo, casi avergonzado-Ayer, mientras mis nietos paseaban en sus bicicletas, a mi alma se le ocurrió remozar esas viejas aventuras en las ruedas. Y siempre tuve un alma más inquieta que mi cuerpo-.

viernes, 13 de marzo de 2009

EL MISTERIO

Como pueden tus palabras estremecerme. Y tus miradas acariciar mis ansias dormidas. Si tan solo he recibido tu silencio y apenas me has mirado.
Y aún erguida, como puedo derramarme en tu distancia.

CONVIVENCIA

Aprendí a herir inútilmente, despreciando la violencia.
Respaldé cada elección injusta, regocijándome en el equilibrio.
Mi conciencia gozó el ardid de la venganza, aún anhelando la paz de los hombres.
Los jolgorios familiares alcanzan el hartazgo, y me conmueve la miserable soledad del huérfano.
Mezquiné los halagos de la amistad y mi limosna busca la mano agrietada.
Soporto en los hábitos los errores de mis mayores, siendo único e irrepetible.
Está en mí, esa terrible dualidad del ser humano.

jueves, 12 de marzo de 2009

ANTROPOCENO


El hombre tuvo sed y desprecio el agua. La tierra le ofreció sus entrañas y el hombre indagó los confines del universo. Entonces el hombre desdeñó al hombre y la naturaleza inquisidora siempre lo redime.


( Reflexiones mínimas, que refrendan la opinión del premio Nobel y químico de la atmósfera PAUL CRUTZEN, que propone considerar, como el Antropoceno, el período que comenzó en el siglo XVIII , como una nueva era geológica marcada por la actividad humana. )

EL DESTIERRO

Como una ninfa errante, voy a escapar de tu tormento.
El eco de mi voz inquietará tus musas para siempre, y
toda convertida en laurel, lloraré mi destierro.

PENSAMIENTOS II

Han desaparecido esos escurridizos roedores.
La noche, finalmente, me invita un descanso acogedor y merecido.
En el olvido de las horas, penetran en mi alcoba, en mi cuerpo,
y hacen de mi sueño una quimera cercada de roedores.

EL DISFRAZ

La noche del viernes, empapada de bullicio, olía a talco y sudor penetrante.
Todos desquiciados bailaban al compás de las comparsas revueltas en el charol de sus vestiduras.
Una mujer esculpida de barro perfecto, jadeante, tropezó cayendo contra mi cuerpo inmóvil.
Ella, endiablada y sugerente. Yo, regurgitando pecados y ensombreciendo virtudes.
Todos guarnecidos de mentiras, en la noche del carnaval, siendo otros por ahí.

lunes, 9 de marzo de 2009

CUENTOS PARA NO DORMIR

EL ORÁCULO DE MOFEO
La jornada del viernes parecía más extensa aún que la semana, que ya daba sus últimos sones. La noche cobraba el sabor nostálgico y sereno, ante el descanso esperado, que traía consigo el aturdimiento del silencio.
Las horas de clases en aquel colegio eran una indulgencia para mi vida solitaria y retraída de profesor de literatura.
Apenas los muebles de la casa emprendieron sus crujidos, me dispuse a servirme una copa de vino y comenzar a corregir las tareas encomendadas a los jóvenes de mi clase. Debían presentar cuentos breves de libres argumentos.
Uno de ellos me postró en una crónica vigilia. Relataba como la tranquilidad de las praderas del Colán, colmadas de flores y arbustos, había sido interrumpida por la estampida de un genio, cuyo enojo resonaba con tanta bravura, que el mismo viento buscó un escondrijo.
Mofeo, genio de mal carácter y desorbitadas pasiones, predijo la muerte solitaria de Casindra, esposa de Arapeo, un orfebre de gran fortuna, quien se había negado a darle el reloj de la buena hora, a cambio de volver realidad magníficos deseos.
La inocente esposa del orfebre, esperaba la desgracia anunciada envuelta en tristeza y desesperación.
Habiendo perdido la alegría de su hogar, Arapeo, hombre complejo y precavido, decidió burlar tremendo maleficio y buscar la destreza de un corpulento caballero, para enfrentar a Mofeo; a cambio de tentadoras recompensas.
Todos los caballeros conocidos del lugar acudieron a la casa de Arapeo, contándole cada uno de ellos, relatos increíbles acerca de sus valerosas hazañas. Ninguno de ellos logró inquietar a Mofeo, quien ridiculizaba a los jóvenes por la falta de destreza e inventiva.
Ante el desconsuelo del orfebre, su hacendoso criado de años, ofreció al genio liberar a Casindra a cambio de poner en juego su ingenio.
Mofeo, a quien le encantaban los entretenimientos, no pudo descifrar los acertijos del criado y cumplió con lo acordado, retirándose bravío por las praderas del Colán.
El desvelo se ensañó aún más todavía aquella noche. Permanecí analizando la exigua calidad literaria del relato, la extravagancia de sus personajes, excepto la figura del criado de Arapeo. Quien lo hubiera considerado caballero,sin bravas hazañas para contar. Todo un bosquejo del diminuto espacio que ocupa el sentido común en la bóveda de la sociedad. Acabé pensando cuánto se deja por detrás, apreciando sólo lo que se muestra por delante.

Leí los demás relatos como si fueran una repetición confusa del primero.

El sueño me sorprendió, como una invitación inesperada, irresistible, para lo que quedaba de la noche.

LA CADENA
En el pestilente y pedregoso callejón de un barrio pintoresco, de una ciudad refinada y productiva, un grupo de gatos se reunieron para tratar temas corporativos.
El jefe de la pandilla, un escuálido gato negro, arrogante, de bigotes largos y patas cortas, subiéndose a un destartalado cajón de madera, pronunció un discurso aburrido, que todos los demás gatos ya estaban acostumbrados a escuchar, con disimulada impaciencia, mientras lamían sus patas y restregaban sus orejas.
Uno de los felinos, acortando los requilorios del cabecilla, planteó el problema. Alguien estaba hurtando la comida que, mancomunadamente, habían acordado almacenar en la casa del gato de más edad, Don Pascual.
Tremenda responsabilidad había recaído sobre el infortunado anciano, que cabizbajo, aguardaba la decisión de la asamblea.
Por los extensos argumentos brindados y las consideraciones expuestas, decidieron apresar al minino empleado de almacenamiento. Ofuscado, éste dijo haber visto, en una medianoche de gallos dormidos, al empleado de reparto, el gato Uberde, conversando a hurtadillas con Don Pascual.
A la postre, todos acabaron libertados, excepto el indefenso anciano que terminó el resto de sus días, harapiento y olvidado, en una celda húmeda, visitado únicamente por su amigo Uberde.
El empleado de reparto, siempre agradeció la lealtad de Don Pascual; que nunca hizo pública la confesión de aquella noche, en la cual se le reveló que el empleado de almacenamiento obligaba al empleado de reparto a cooperar con las gentilezas hacia el gato negro.
En el pestilente y pedregoso callejón de un barrio pintoresco, de una ciudad refinada y productiva, continuaron las reuniones corporativas, los discursos con requilorios y las lealtades.


sábado, 7 de marzo de 2009

FRATERNIDAD FROM TO E.MAIL

Aparece la voz y la imagen.
Ni el carácter ni los hábitos. Ni la soledad ni el júbilo ni el trazo humano de la letra.
Aparecen palabras que prodigan sentimientos en cursiva, minúsculas, interlineados.
No se sienten los abrazos. No se estrechan las manos.
Humanidad! Que presagio la internet !


Cordialmente, al Dr.A.C.,narrador y poeta,
con quien comparto una incipiente amistad a través de la web.

RETÓRICA

Un poeta ciego dice haber olvidado su nombre y su felicidad.
Un cantor fuerte del pueblo ofrece su crucifijo bueno.
Un dramaturgo ensaya una tragedia enamorada.
Ensañado en el artificio de la forma, un arcilloso poeta viste sonetos rebuscados. El otro, sarcástico, devuelve ufano una burla memorable.
Toda la humanidad parece dialogar en los anales de una biblioteca.

VISITANTE

Cuando llegues no quiero que insinúes tu sombra. No quiero verte. No quiero sentirte.
No quiero tu serenidad ni quiero mi batalla.
Quiero que no desates el miedo. Quiero no sentir ira por ti. No quiero quererte.
Quiero que cuando llegues partas sin que nadie se aferre. Quiero que tardes y que cuando llegues, no te detengas. Quiero que súbitamente me envuelvas en frío.
Y quiero que todos sonrían. Y quiero sonreír, porque habré vencido ganando otra vida.

EL CONSUMIDOR

El hombre ve a la mujer escabullirse entre los callejones oscuros del barrio.
La mujer repite las consabidas formas del encanto y el engaño. El hombre cree que la elige.
Pronto asechan soledades en un lúgubre tugurio.
El hombre se levanta complacido, acomoda sus prendas y se va para siempre.
La mujer vuelve a escabullirse entre los callejones oscuros del barrio.

jueves, 5 de marzo de 2009

HIDALGUIA

En una antigua posada, subastaban ideales.
-Invertid- exclamó un ingenioso hidalgo- Provechoso es quedar armado caballero-

ENTOMOLOGIA

La hilera simétrica parece hecha de cuerdas. Obedientes. Con pasos armónicos. La marcha de las obreras no se detiene para alivianar la carga.
Conservan la grandeza de saber a donde ir, las hormigas.

ODAS DORMIDAS

En las tumbas del inca reposa un antiguo y olvidado clarín.
- Oíd, mortales, cuánto silencio!

EL DESENCANTO

Cada movimiento ocultaba una envoltura diferente.
La sensualidad disimulada regalando con torpeza una dominación ilusoria que devoraba sus vísceras.
Atributos depredadores engarzados en el encanto de caricias que lo durmieron para siempre.
No fue su sueño una mujer. Fue una serpiente.



To my "DEAR FRIEND".
Para que DESPIERTE y vuelva a creer en el género delicado. ….

miércoles, 4 de marzo de 2009

CATECISMO

El linaje mundano y santo. La soledad. La traición.
Las heridas del cuerpo, el vino derramado. Las lágrimas, los clavos y el madero.
La tumba solitaria. La venida eterna.
La ciencia confrontando los misterios.
Nada de aquello me entrelaza o atormenta. Es el dogma de su amor lo que me obliga.

" UN SOLO DE MATE "- Fragmentos desde el interior

Estoy tomando unos mates conmigo.
He degustado dos infusiones seguidas. Aventajo.
Detesto la idea de ser dispar.



( A mi hermana Mónica, que toma mate acompañada con Nona y Nana....)

martes, 3 de marzo de 2009

XVVIIIII SIMPOSIO SOBRE LA IGUALDAD Y LA UNICIDAD DEL SER HUMANO.

-“Brevemente, resalto, la importancia de considerar la igualdad en todos los hombres y aprender a respetar su ser único e irrepetible”.- exclamó emocionado Logan Pers ante los presentes .
Dos manos diestras levantadas animosamente, llamaron su atención y el prestigioso expositor concedió la palabra.
-“Disentimos- dijeron las voces al unísono. -Nosotros somos diferentes- expresaron los gemelos Born.


( Comentario de la autora: Relato breve para ridiculizar tantas habladurías del hombre sin conseguir eliminar la discriminación en el mundo... )

“MADE IN HOME".

Se entrelazan los sentidos y el aroma a miel y vainilla atropella todas las habitaciones.
Atraído por la adicción que provoca el perfume desatado en el hogar, se dispone a abrazar las sensaciones para quedar henchido de sabor. Desparramando las ganas se dirige a la cocina. Con el índice discreto burla la custodia y todo amerengado degusta el pastel.

lunes, 2 de marzo de 2009

EL NAVEGANTE

El indígena lo aguardaba sin saberlo. Quería convidarle el maíz. El sabor del cacao y el trabajo incansable de la tierra.
El navegante llegó trayendo su corona. Y la barbarie de la civilización.

Corolarios sobre la Moral- Fragmentos desde el interior

07 noviembre 2008

Ni las apariencias ni los malos entendidos desnudan la moral.
La moral, ese conjunto de facultades del espíritu, se engendra en comportamientos más profundos y solitarios. Nace cuando se confronta el bien con las debilidades humanas. Cuando exquisitas tentaciones no logran descaminar las íntimas convicciones aprendidas. Cuando los ajenos no merecen los requilorios de las culpas. Cuando se elige seguir perteneciendo a esa escasa, pero afortunada parte del género humano, que reconociendo limitaciones y fragilidades, acude animosamente al Cielo, en busca de fuerzas y voluntad.
Esas lenguas malhechoras que atizan las flaquezas humanas, bien valen un cuarto de jawa nepalesa.


Con cáustica indiferencia..... y dedicado a los pecaminosos cobardes que tanto se cuidan de no apoyar los coditos en la mesa...

EL DESCANSO

La ciudad permanecía abandonada al calor agobiante de la siesta. Apenas una ligera sombra bastó para que se detuviera y abrazara la fresca ilusión de la fronda.
Tendido a sus anchas comenzó a refregarse la greña abultada.
- No resisto estos sobresaltos. Este perro callejero desconoce que ya soy una pulga avejentada.

LOS ESPEJOS- Fragmentos desde el interior


05 diciembre 2008


Mis manos cargadas de amor acariciaban tu cuerpo tibio, mientras compartíamos un diálogo interrumpido por la estridencia ajena. Tus manos grandes y fuertes iguales a las mias. Los contornos definidos de tus piernas , iguales a los mios. Prescindimos del diálogo, y continuamos entendiéndonos. Tu impaciencia, igual a la mia. Tus pasiones, iguales a las mías. Repetimos la morfología y el espíritu. Sólo el fulgor de tus ojos verdes nos distingue....quizás la descendencia me los traiga de vuelta.

Que instantes tan sentidos... que imágenes que no pueden verse en los espejos...


A MI PADRE... a quien extraño tanto desde la Tierra.

CONFESIONES

Muere el sol y mi ánimo enrarecido evoca tus palabras. Aturdida confesión que se consume en lo imposible.
No existen hospedajes acordados ni horas cómplices. No podemos extrañarnos.

Origen

La sien humedecida de María y sus puños agrietados delataban el esfuerzo. Sus quejidos asustaban. El dolor cedía y las mantas carmín envolvían la figura amoratada. La devastadora tarea culminaba en una tierna caricia y vagidos dulces. El niño había nacido.


Publicado en Diario EL Liberal- 1 de marzo de 2009.-
María Fabiana Calderari Confiesa que su “amor por la literatura siempre fue silente y postergado.... Esta jujeña, nacida en San Pedro, que se radicó en Santiago del Estero hace doce años y ejerce su profesión de abogada en nuestro medio... Casada con un santiagueño y madre de tres hijos, ha publicado textos en diarios locales de su ciudad natal y en El Liberal. El cuento seleccionado, que llegó a nosotros enviado por su autora, aún está inédito .....

LA BALACERA

El apuro consume el desayuno. Salgo formal y acostumbrado.
La enorme emboscada me detiene, como todos los días.
La indiferencia me estremece. Me debilita. Me derrumba.
No logro acostumbrarme a la balacera cotidiana de la turba.
Me levanta la firme convicción de vencerla mañana.

EL OLVIDO

Ha desaparecido.
Las sombras no repiten su imagen y el olor ajeno y etéreo de las formas derrama indiferencia.Despojada entera de él, he olvidado mi nombre

EL LABERINTO

Reconozco cada entrada y la salida. Cada corredor ficticio que inventa una imagen reflexible y retorcida. La convexidad de los espejos. La desesperación de las mímicas solitarias en los pasillos inútiles.
No logro comprender porque aún permanezco en este laberinto de pasiones insolentes, soñando contigo.

EL FUNERAL

Hacía apenas unas horas que me sentía mejor. Decidí, por fin, no estar ausente en el funeral.
Cuando llegué, el olor nauseabundo de las flores de la sala y la muchedumbre entretenida y atribulada casi me hizo regresar. Con interminables pasos llegué hasta el féretro. El muerto estaba solo, pálido, frío, desconocido.
Me di cuenta que en la mano derecha tenía el anillo inconfundible de mi padre. No pude llorar mi muerte, me sentía mejor.

IMAGINACION

He extraviado mi imaginación.
Hay huellas convexas y enormes por todos lados, que conducen hacia la ventana del ático.
Temo que Dactilus, el dragón que habita fuera de la casa, haya aprovechado mi descuido.

REMBRANDT

Su elegancia arrastra años de buena educación y formación decorosa. Su puntualidad se acomoda a esa inevitable costumbre que trae consigo el tiempo.
El hombre de traje gris camina lento. Sostiene con firmeza el bastón de madera que desnudan sus manos grandes y cansadas.
El corredor parece dispuesto a su llegada. El se detiene en la dulzura de Rosalba. La muchacha en la ventana.
La nostalgia se apega a su mirada, sabe que Rembrandt perpetuó en el cuadro, su amor no correspondido.

PENSAMIENTOS I

El Alba. El anochecer. El olor a la tierra mojada y la lluvia fresca. El sol arrastrante de ánimos. La soledad. El aroma del café.
El silencio complaciente y el buen vino.
Todo eso los atrae.
Sacudí mi cabeza fuerte para desvanecerlos y desvanecerte con ellos.
Una y otra vez vuelven esos escurridizos roedores

IMAGEN

El rostro se pierde, envainado de tiempo, en este abismo.
La piel esta labrada de historias. Los contornos de la nariz y los pómulos exageran sus formas en el marco de la cara.
Los ojos conservan el encanto del color, pero denotan la mirada madura y adusta. La frente amplia ya no se esconde en el peinado. Las cejas desparraman remolinos.
Apenas puedo reconocer la imagen.
Estos instantes detenidos a contraluz del espejo, desnudan los años.

LA TORTUGA

Tropiezo. Mis pasos se vuelven torpes.
Hablo demasiado o enmudezco. Mis palabras se desordenan.
Mi respiración se agita y se detiene en un suspiro lento y prolongado.
Mientras todo alrededor se adormece se agigantan mis sentidos.
Toda sonrojada y temblorosa escondo la mirada, mi cabeza. Me guardo entera.
Cada vez que te veo. Envuelta en este caparazón juicioso, desbordante de costumbres buenas y ataviadas.
Cada vez que te veo.

BORGOÑA


Había olvidado tantas cosas.
La simpatía de los vecinos. La cordialidad de sus saludos y la manera atenta y sigilosa con la que miran cada escena de las casas contiguas.
El placer de disfrutar del ocaso lleno de colores apagándose. El vaivén de los autos y su espesa polvareda. Los garabatos del tabaco sobre la nariz.
Había olvidado el buen humor que delatan estas copas de vino; sentado en la vereda.