lunes, 2 de marzo de 2009

CONFESIONES

Muere el sol y mi ánimo enrarecido evoca tus palabras. Aturdida confesión que se consume en lo imposible.
No existen hospedajes acordados ni horas cómplices. No podemos extrañarnos.

No hay comentarios: