viernes, 27 de marzo de 2009

CONFIDENCIA

La habitación era ovoide, cálida y fría. Las revueltas eran incesantes y las personas estaban abrumadas por tanto caos.
-Duermes?-, musitó suavemente una voz.
-No soy yo quien duerme, es mi hermana la Justicia- Respondió la ley, a una conciencia ilusa que vagaba por allí.

2 comentarios:

Ale dijo...

HOLA FABI:
QUÉ GRATA SORPRESA CONOCERTE!!!
QUÉ SUERTE QUE BUSCANDO SEMILLAS HALLASTE MI BLOG PORQUE AHORA TENGO UN HERMOSO BLOG FLORECIENTE DE LETRAS Y SENSACIONES DONDE PERDERME UN RATO!!!
FABI, SI NO MOLESTO VOY A PASAR A LEERTE SEGUIDITO, NOS UNEN LAS PALABRAS, LAS QUE NOS LLENAN EL ALMA Y LOS OIDOS .
UN BESO GRANDE DESDE CÓRDOBA.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

ALEJANDRA, BIENVENIDA.
RECIBO TUS PASEOS CON ALEGRIA.