lunes, 16 de marzo de 2009

ENGAÑO

Cada sorbo desvanece la borrasca de memorias. Mientras ciñe la garganta tanta nostalgia, mis ojos quedan ciegos en el fondo del reflejo difuso de tu nombre. Saciado e impúdico de olvido, encuentro en cada copa una nueva ocasión para engañarte.

No hay comentarios: