jueves, 12 de marzo de 2009

PENSAMIENTOS II

Han desaparecido esos escurridizos roedores.
La noche, finalmente, me invita un descanso acogedor y merecido.
En el olvido de las horas, penetran en mi alcoba, en mi cuerpo,
y hacen de mi sueño una quimera cercada de roedores.

No hay comentarios: