jueves, 2 de abril de 2009

CULPAS MAXIMAS

No es extraño. Llevo 37 años enredando palabras y aún no he logrado conquistar once adagios de Orlando. Tan solo el séptimo aprendí.
Y con los pies hundidos en la tierra, sueño que estoy intentando fotografiar un edificio que construí, en cuyo muro he pintado una poesía.
Todavía no he despertado....


A Orlando Romano, quien concibe genialidades, empleando la inmovilidad o la acción, según le plazca.

No hay comentarios: