miércoles, 1 de abril de 2009

LA CASA ESTA TRISTE…Fragmentos desde el interior

Estamos envueltos en luto los argentinos que nos emocionamos aquel diez de diciembre de 1983, momento en el cual Raúl Ricardo Alfonsín asumía el mando como Presidente electo he inauguraba la Democracia.
Que otros sean los amanuenses que colijan las estrategias políticas y sus afrentas, durante su gobierno.
Nosotros, el Pueblo que escribe la historia con el protagonismo cotidiano de vivencias y pesares, nos sentimos huérfanos de un padre. Se nos fue un demócrata moral, un estadista de la palabra amena, un defensor de la libertad cívica, de la "alternancia de los grupos políticos", de la "confrontación de razones para privilegiar intereses".
Este insigne dirigente que nos entregó una larga vida política, que nos hizo pioneros de la civilización de la paz y la defensa de los derechos humanos, nos deja una estela de humildad y compromiso social.
Nosotros, el Pueblo que aprendió a la luz de la Constitución, a luchar para preservar la democracia que se gana día a día, en batallas grandes y batallas pequeñas, sin oscuras componendas, ante su partida, prendemos cirios frente a su casa, izamos banderas argentinas a media asta, nos agolpamos en la vía pública y lloramos en nuestra intimidad.
Nosotros, ese Pueblo de la Nación Argentina, reunido en multitudes, conmovedoramente, despedimos con honores a este gran hombre, agitando los brazos, con los puños enlazados.




A. R.A., con toda mi pasión política...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hermoso homenaje al hombre que nos devolvió la democracia en nuestro país!, honesto, valiente y respetuoso de las ideas. los ciudadanos argentinos y la clase política actual mucho tenemos que aprender de este defensor de la democracia y la pluralidad de ideas. cariñosamente Miryam Abraham

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Miryam un gusto compartir contigo estas ideas. Gracias por tu visita. Saludos cordiales. Fabiana Calderari