lunes, 4 de mayo de 2009

EL ESPIA


Estas imágenes no me resultan entretenidas, en absoluto. Intuyo los sonidos y ni siquiera puedo comprender los movimientos agitados de ese ser oscuro.
-Ven aquí…-. Resuena un chirrido escalofriante.
Esa es mi madre. Debo despegar mi ojo azul de la ranura de la puerta, antes que me encuentren husmeando los experimentos de mi padre.




No hay comentarios: