martes, 19 de mayo de 2009

ENVEJECER


No quiero envejecer sin lágrimas en los ojos.
Sin haber brincado de alegría entre los niños,
Y haber gozado las caricias de sus manos.

Envejecer soñando los recuerdos
Navegando juntos por los sueños.
Envejecer sonriendo los instantes
Olvidados bajo la lluvia y el estío.

Envejecer perdida de nostalgias
Volando entre la niebla de los días
Con tu brazo tierno de consuelo
Y mi boca encendida de poesía.

Envejecer llorando, empapada de emociones.
Y despertar envuelta en agonía,
Habiendo sido joven y disfrutado de estar viva.

4 comentarios:

Persis dijo...

¡Hermoso poema! Lo que HOY necesitaba leer. Me emocionaste... Un besote

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Persis.Cuando recibo estos comentarios siento que Brisas vale la pena... Un Abrazo

Anónimo dijo...

Quiero envejecer navegando juntos a tus sueños...
Que largo camino recorriste.Muchacha.
Te conoci una tarde,cuando Don Bocha Machicado afanosamente intentaba hacerte nadar en aquella pileta de natacíón.
Te vi, dibujar caballitos para ese parque de diversiones que jamas olvido.
Hoy te ví y leí tus palabras.Me emociona.
Estoy contento por vos

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Enhorabuena su visita!!!
Si la memoria no me traiciona,ni los gratos momentos vividos en la Secundaria tampoco, es Ud. profesor de Dibujo?
En cuanto al agua, el mismo terror... resultaron infrustuosos los esfuerzos de Don Machi querido.
Gracias por pasar. Abrazos fuertes.