miércoles, 6 de mayo de 2009

VICEVERSA

El sueño hizo una cita rebelde otra vez.
La memoria me dibuja unos gratos encuentros con mi padre. Recitando versos propios y ajenos, que fueron iluminando el camino hacia la literatura.
Su pasión por la política, se detuvo en mi sangre. Me incomodó siempre. No llegué a comprenderla. Era un hombre bueno e íntegro para esos menesteres.
Enciendo el televisor para borrar algunas imágenes.
La gente entreverada fingiendo devociones improvisadas. Ocasionales personajes compaginando sus beneficios en pos de los demás.
Apago el televisor para borrar algunas imágenes.
Aborrezco los espejos. Los charcos de agua y las monedas. No puedo evadir la costumbre amarga de descubrirles la otra mueca.
Prefiero los sueños confiados, los que nos cierran los párpados sin resistencia.

No hay comentarios: