viernes, 17 de julio de 2009

COMPENSACIÓN OCULTA

Regreso a la niñez, para comprenderlo mejor.
Fui un niño retraído. Mis ojos deseaban la vida feliz de los otros, que terminaba anudándose en mi garganta.
La timidez perpetua del ánimo me destinó a imaginar al amigo que me acompañara por aquellos días. Amititi, compinche fiel y sumiso.
Lo aventaje en todas las ocurrencias. En las correteadas para atrapar las palomas en la plaza; para franquear más árboles en bicicleta; para pisar cierta cantidad de baldosas hasta alcanzar una esquina. Siempre, más avezado que él.
Hasta ayer. Cuando lo volví a ver.
Estaba igual. De no ser por su astuta mano. Y su dulce boca. La acarició y besó primero.
Quedamos compensados ocultamente los amigos. No pude vencerle para despedir a mi madre muerta.


.
( "El tanguero", cuadro de Juan Carlos Castagnino, pintor argentino , nacio en Mar del PLata 1903, murió en Bs.As. en 1972.)

4 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Precioso relato Maria,"esta vez te ganó él"y sin trampas,porque en los desafios de niños no se si no las hubo,no es una defenza porque no soy abogada como tu,es solo intuición (Ahora en serio escribes de mil maravillas) ya lo sabes si pinchas mi foto te comunicas con mi blog..pero nada de pichar con maleficios

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Juan , por tus amables palabras. Saludos cordiales

Persis dijo...

Un relato con la excelente calidad que nos tenés acostumbrados. ¡Feliz día del amigo! Te dejo un especial saludo en mi blog.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

GRACIAS POR TUS HALAGOS Y TU INCONDICIONAL PRESENCIA. ABRAZO