lunes, 20 de julio de 2009

LOS AMIGOS- Fragmentos del interior

Algunos conocen hasta la razón de los silencios. Otros intuyen el alma en la mirada.
Algunos solo comparten un café, un bar ocasional, un saludo distante.
A veces recuerdan los momentos compartidos de la vida. Están los que siempre están, en las buenas y en las malas. Los que aparecen en la oscuridad, los que se ven solo para recoger las monedas que caen del techo.
Los de la niñez, que no ven la sien emblanquecida y siguen disfrutando las anécdotas de entonces. Los que se conocen tiempo después y perduran, sin atavíos de intereses y sin rutina.
Los que no cobran los favores, los que los disfrazan, los que a cambio solo aguardan afecto.
Los que lloran cuando sienten las penas ajenas como propias, los que dan un abrazo en un momento débil y necesitado. Los que no abrazan ni besan pero desbordan de alegría. Los que tienen un lugar en la mesa y el corazón.
Los que siempre prometen una visita inesperada, los que cuando llegan no saben irse a tiempo, los que alargan las charlas y los secretos. Los que están lejos y siempre están.
Los que gustan de vinos finos, de buena música, de libros llenos. Los que saben regalarlos, los que solo beben el vino, los que no oyen la música ni entienden los libros. Los que aprovechan las oportunidades, los que las crean para otros.
Los que les gusta lo que se lleva puesto, los que solo ponen el hombro. Los que saben sonreír, los que siempre cargan penas. Los que no les gusta tomar café pero convidan el mejor mate. Los que recién se conocen y ya conocen toda la vida. Todos se quieren, de maneras diferentes. Que regalo, los AMIGOS.



.
(Imagen extraída de la web)

1 comentario:

Griselda dijo...

Has escrito un hermoso texto, María Fabiana, tienes mucha razón en lo que dices, los amigos son todos diferentes,pero cada uno ocupa un lugar en nuestras vidas.Sin ellos, viviríamos muy solos, es tan lindo compartir un café o un mate con amigos.
Gracias por visitar mi blog.
Un beso.