lunes, 20 de julio de 2009

SUEÑOS PREMONITORIOS

La mujer camina distraída, con pasos lentos, meneando sus caderas anchas. Conserva belleza y juventud. Arrastra, mediante una cuerda entre sus manos, un carro plástico, montado por un pequeño niño.
Absortos en su paseo ignoran la proximidad de un vehículo. Detenidos en la acera, la veo agitar su brazo izquierdo con insistencia. Movimientos más torpes preceden a un alarido que eriza mi cuerpo. La estridencia de la muchedumbre aglutinada devora la escena y todo se oscurece repentinamente.
Hace tres noches, me espanta el mismo sueño. Despierto sudado y confundido. No resisto la complejidad de este artilugio de la memoria. Pienso en esa madre desesperada.
Claro el día, altero mi rutina y desayuno en el Café La Humedad. Desde el ventanal amplio del lugar, reconozco ese meneo de caderas, el niño, el automóvil. Me levanto corriendo. ¡Desesperado intento advertirle! Veo a la mujer agitar su brazo izquierdo con insistencia. El golpe ensordece mis sentidos y ese alarido eriza mi cuerpo maltratado. Me desvanezco… todo se oscurece repentinamente.


.
( Fotografia extraída de http://www.arteyfotografia.com.ar/3769/fotos/77632/- by Artepa)

8 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

¡Me gustó mucho! ¡Muy bueno!

no comments dijo...

Es posible que haya sueños premonitorios, yo una vez soñé con úteros y líquidos amnióticos varios y cada día espero que se haga realidad...

Un saludo indio

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias por sus visitas.

Indio, que se haga realidad!! Saludos

Analía dijo...

Muy buen cuento, querida Fabiana, un buen final. Un gusto leerte.
Recibí mi cariño, que estés muy bien.
Analía

ana maría delcarmen dijo...

Un presagio muy bien descripto.Me gusta el relato.Abrazos!

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

GRACIAS ANALIA Y ANA MARIA. SALUDOS

Gemma dijo...

Buen desenlace, Fabiana: por imprevisto y sorpresivo.

Un abrazo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Gemma !! besotes