lunes, 31 de agosto de 2009

CADA MOMENTO


Estoy muriendo. Conocía las consecuencias que acarrearía esta forma de vida.
Supe de la indiferencia y la hipocresía. La inocencia de los niños, el abrazo de los amantes, la solidaridad. La capacidad de sentir.
El ambiente es desfavorable para mis defensas y el agua lastima mis esporas. Pese a esto, cada momento vivido redime el sufrimiento.
Cada momento en la Tierra ha tornado válida la proeza del viaje. En mi planeta solo hay minerales y rocas.

.

(Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

Pedro Herrero dijo...

Tu relato respira sensibilidad, Fabiana. En pocas palabras habla del amor a la vida por encima de la amenaza que la propia existencia lleva consigo. Me gusta especialmente la frase: “Cada momento en la tierra ha tornado válida la proeza del viaje.” Muy logrado.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

GRacias Pedro!!!Me siento muy halagada que un gran escritor como vos manifieste estos conceptos.
Saludos!

Pedro Herrero dijo...

Me parece que no es la primera vez que me llamas "gran escritor". Te equivocas, Fabiana. Sólo somos compañeros de viaje, y ambos tenemos en común el ansia de aprender y de compartir. Por favor, bájame de las nubes. Me sentiré igualmente halagado y estaremos más cerca. Un abrazo.