lunes, 3 de agosto de 2009

FANTÁSTICA JAWILEJLAND



Los jawilej podemos transponernos de un lugar a otro a gran velocidad. Nos comunicamos mediante parpadeos y cuando sentimos pena o algún peligro nos asecha, cambiamos de color y emitimos ultrasonidos. Nuestro hábitat es reducido, pero las tareas que tenemos asignadas nos ocupan demasiado tiempo, lo que nos permite franquear fácilmente esa incomodidad.
Nos dedicamos a recolectar las cosas perdidas del mundo y las acarreamos hasta Jawilejland.
Ningún humano ha venido a reclamarlas jamás. Mientras aguardamos que alguien las añore, nos divertimos con tan inusitadas pertenencias, en esta fantástica comarca.
(Fotografia extraída de la web, de Santiago del Estero)

1 comentario:

ecologismoliterario dijo...

Muy hermoso tu microrrelato, te felicito, es realmente original!!