viernes, 14 de agosto de 2009

LA CIUDAD DE EL BARCO, los naufragios culturales y el olvido – Fragmentos del interior


“SE ASEN FRTES” _ “AICARVON”

Las docilidad de las páginas de la historia, nos permite revivirla, remedarla, y verterla fresca, otra vez, en la memoria. Contarla de maneras diferentes, como las imágenes del rostro, que no aprende a conservar intactas, el espejo. Imágenes a merced del tiempo…
De esta forma nació Santiago del Estero. En 1550, de las manos fundacionales y el tesón de Don Juan Núñez del Prado. La llamó la ciudad Del Barco, asentada finalmente en la margen derecha del Río del Estero (actual Río Dulce), en julio de 1552.
Más tarde, en febrero de 1553, enjaulando laureles ajenos, llegó Francisco de Aguirre y se apoderó de los honores, con cambio de nombre y traslado de lugar. El 25 de julio de 1553, la bautizó Santiago del Estero.

Estas contingencias históricas me permiten reflexionar, cuatrocientos cincuenta y nueve años después, sobre la CULTURA y su intima relación con la EDUCACION, la COMUNICACIÓN y su PODER ECUMENICO.

Tierra MADRE DE CIUDADES, que durante trece años de residencia, me ha convidado el sabor de los chipacos, de los mates, los alfajores santiagueños. El son de las guitarras rasgando chacareras, con corazones encendidos y faldas al viento. El repiquetear de bombos y los atardeceres serenos en las márgenes del Mishqui Mayu.
Tierra que lentamente fue invadiendo el pronombre posesivo.

Y así, mi ciudad capital, resplandeciente y próspera, me sorprende una tarde sin historia, con dos curiosas inscripciones. Una de ellas, estampada en el costado de un carrito de madera, remolcado por un caballo escuálido y dos niños de no más de nueve años, en medio de una avenida atestada de automóviles: “SE ASE FRTES”( Se hacen fletes). La otra, un anuncio fijado frente a una casa: “AICARVON” (Hay carbón).

¿La INCULTURA y la INDIFERENCIA no nos INCOMUNICA?

Ni que hablar… de mis pueblos escondidos y olvidados. Y sus gentes fantasmas…


.
(información histórica, tomada de http://www.santiagociudad.gov.ar/secciudad/caracteristicas/historia.php)
(imagen de Santiago del Estero,1922,tomada de la web)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Así vale la pena leer historia,con ese exquisito lenguaje. Felicitaciones! Ri

Pedro Herrero dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario precedente. La mejor lección de historia es aquella que, junto con los datos y el relato de los acontecimientos, transmite el deseo de conocer más y más cosas. Por mi parte, espero más entregas, más información sobre lo que te rodea. Un abrazo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias a ambos.
Pedro , un honor tu visita por mi blog.Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Me gustó el texto. No es fácil contar historias pero se me ocurre que cuando alguien tiene la palabra "afilada" (con filo y contrafilo) puede hendir el silencio sin temores. Otra cosa... ¿No cree usted que deberíamos discfutir en todos los ámbitos que lo permitan a discutir si la cultura es algo más que la "dictadura" de la chacarera y la guaracha?