miércoles, 19 de agosto de 2009

RHYNCHOTUS RUFESCENS -(PERDICES)


Las más jóvenes se reconocen fácilmente. Se digieren sin dificultad, si se consumen sin piel. Contienen mucho hierro. Admiten diversas preparaciones. Guisos y estofados. Desplumadas, se hierven, se rellenan, asan, grillan.
Se aprecia el sabor de su carne magra. De estas jugosas piezas nos alimentamos con mi marido, de regreso de sus cacerías.
Hemos vivido juntos demasiados años, comiendo perdices.
.
.(Imagen tomada de la web)

4 comentarios:

Gemma dijo...

Así se entiende que no podáis prescindir de ellas. ;-P

Un beso, Fabiana, y gracias por tus palabras cariñosas

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias a vos Gemma por pasar. Besos

Corsario dijo...

AMo cazar perdices.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

CORSARIO: entonces tienes la FELICIDAD ASEGURADA!! JAJA. SALUDOS