miércoles, 2 de septiembre de 2009

APRENDIZAJE


A tiempo, he aprendido a disfrutar de la vida. A gozar sus mínimos instantes de simplicidad y sabiduría. Solo la incomodidad de los cristales y el peso de mi bastón, me obstaculizan, en ocasiones.
.
(Imagen tomada de la web)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces el aprendizaje,llega tarde....Bonito relato. Ri

no comments dijo...

Siempre hay que aprender, nunca es tarde... cada noche al meterse uno en la cama debería pensar en lo que ha aprendido de ese día que se va.

Un saludo indio

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Así sea... cada día aprovechado. Saludos

*Sechat* dijo...

Hay quien no llega a aprender eso jamás. Muy bonita historia.