jueves, 17 de septiembre de 2009

PARADOJA


A Pinocho se le ha quitado la costumbre de mentir. Al pronunciar verdades, descubrió que no le crece más la nariz. Sólo le cruje el corazón, que ha comenzado a encogérsele.


.
.
( Imagen tomada de la web)

6 comentarios:

Gemma dijo...

¡Pobre Pinocho!
Desde luego, apostar por la verdad es siempre lo más difícil.
Un beso

no comments dijo...

Es más fácil mentir aunque crezca la nariz que soportar desvelar ciertas verdades.

Un saludo indio

Martín dijo...

Me dejas pensando que alternativa es mejor. Creo que es mejor mentir y que crezca, total siempre la puede serruchar.
Hermoso blog! Recien te conozco. Me gusto mucho. Un beso

siempreconhistorias dijo...

¡Tremendo!¡Excelente!¡Tristísimo!
Un abrazo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias a todos !
Abrazos.

Persis dijo...

Sólo sele encoge de dolor, pero es pasajero ya que luego vuelve a crecer fortalecido. La paradoja cruel sería ver un Pinocho de plástico.