lunes, 19 de octubre de 2009

ALIVIO


La oscuridad envolvía los objetos. Sus asimétricas posturas asechaban en la habitación fría y solitaria. El desasosiego se escurría entre mis manos temblorosas que restregaban inquietas las sábanas deformadas. Los matices de la noche impregnaban de espanto mi memoria. No lograba reconocer los contornos que asediaban el sueño.
-Te aliviará creer en fantasías- musitó la sombra tibia que acariciaba mis pies congelados.
.
.
(Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

no comments dijo...

La voz suave de la sombra tibia tranquiliza sí, jeje

Un saludo indio

Los pretendientes de Ligeia dijo...

Sí, la fantasía puede aliviar la fría realidad. Enhorabuena por tus historias. Saludos

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias por sus comentarios. Saludos.