martes, 6 de octubre de 2009

UNA PAUSA DE CAFÉ


Los abogados retornaron a sus ocupaciones, luego de un breve encuentro en el bar.
- El forense extrajo las tres balas con suprema diligencia- comentó una.
- Manipularon las pruebas… - musitó otra.
- ¿Cómo pudo sucederles eso?-inquirió suavemente la otra.
- Desconozco quien los favoreció. Se comenta que huyeron por el riachuelo- continúo la primera.
- Acciones como éstas violentan la ley!- exclamó la segunda.
- La ley y la felicidad… ¡Desatar tremenda balacera durante la celebración de una fastuosa boda de celebridades!- advirtió la tercera.
- Este caso requerirá el abrazo de la prensa para no congelarse- opinaron al unísono.
Las lenguas mordaces continuaron dialogando entre sí, impasibles, el resto de la mañana en el bar.
.
.
( Imagen tomada de la web)

No hay comentarios: