sábado, 21 de noviembre de 2009

LAS MARIONETAS (Marionetas III )

A través de la ventana se lograba divisar la inminencia de la lluvia. Un manto desprolijo de nubes oscuras anticipaba la noche, instigando a la melancolía a escurrirse entre las rendijas de las casas. Un reloj de madera colgado en la pared anunciaba la asechanza del tiempo que ellas parecían ignorar.
-En este cóncavo recinto giramos forzosamente. Somos marionetas agolpadas obedeciendo inescrutables normas. Nos convencemos que la libertad nos pertenece viviendo amordazados a un guión predeterminado- fustigó la mujer, desplomando su mirada sobre los charcos de agua. -No todos vivimos como marionetas y tan sólo los sueños nos redimen- contesto la niña acomodando las cuerdas, mientras se cruzaban sus manos.
.

.

( Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

Pedro Herrero dijo...

En mi modesta opinión, a este relato no le falta nada. Un entorno poéticamente descrito, y una relación entre dos personajes que se explica, no tanto por sus palabras, como por la situación que mantienen en el escenario. Dicen los entendidos que el mérito de un texto radica en lo que sugiere sin decirlo. El nivel de sugerencia de esta historia es tremendo, y tremendo es también por ello su valor. Un abrazo, Fabiana.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Pedro! Sabes ya que tu opinión para mi es muy importante, no sólo como amigo sino también como escritor y estudioso del lenguaje ( lo que hace que muchas veces, me sienta una impostora en este terreno de palabras. ) Retribuyo el abrazo.

Anónimo dijo...

MUY LINDO TU RELATO FABI FELICITACIONES ME ACORDE DE SOBRINA ESCRITORA EN EL CAFÉ LITERARIO DEL COLE UN BESO ANTONIA