miércoles, 16 de diciembre de 2009

BAGATELAS DEL TIEMPO



Allí estaba la primera, distinguiéndose por su brillo. Apenas unos meses bastaron para anticipar la intrusión. Se deslizaban ante mis ojos horrorizados que intentaban diezmarlas.
Son una afrenta a los recuerdos que se pretenden velar, balbuceé.
Allí estaban, una y más y más, incontables. Otra vez, su presencia socarrona peregrinando por mi espejo. Ya no puedo apartarlas. Las huestes blanquecinas han decorado mi sien...




.


(Imagen tomada dela web)

No hay comentarios: