lunes, 14 de diciembre de 2009

MELCHOR, GASPAR Y BALTAZAR



-¡Ya sé que los Reyes Magos no existen!- dijo el niño, con engreimiento y firmeza ante sus amigos mayores. Pensativo se alejó del grupo intentando aquietar el estruendo de la inocencia: ¿Quiénes habrán bebido el agua y comido el césped prolijamente cortado, todos estos años?



.
A mi hijo EZEQUIEL, quien se resiste a creer...
.

( Imagen tomada de la web)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ezequiel,un inocente maduro,Lindo relato. Ri

no comments dijo...

Qué pena, cuando llega el momento de que ya no crees en los Reyes Magos. Ese momento empiezas a perder la inocencia...

Un saludo indio

Anónimo dijo...

Perdon,no comments,por rectificarte,no se pierde nada,se cumplen etapas......lo que pasa,es que los adultos añoramos los lindos momentos vividos,hasta el niño del relato,que quedo pensativo....Saludos

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias a todos por pasar y comentar.
Gracias Ri. Gracias Indio, un saludo cordial.

Gracias Anónimo.