lunes, 11 de enero de 2010

YUGO SECRETO


Los muchachos se distraen de sus juegos cuando ella aparece. Murmuran mientras su figura esbelta les arrebata suspiros. Sus ojos condensan un océano extraviado en su altiva mirada. Y sus rizos llenos de sol se enredan en el aire fresco trazando brincos.
Y él tiembla cuando la ve. Sólo atina a pararse intentando una mueca enrarecida, casi una sonrisa. Puedo sentir su voz incómoda, sus manos inquietas disimulando torpemente esa agonía recóndita. Tan sigilosa atención ninguna vez es compensada siquiera con un gélido saludo.
Comprendo su pasión transformada en silencio. Su pecho atropellado con ese albor de ensueños, lo comprendo.
Acomodo mis libros desordenados sobre el césped, los anteojos que parecen escaparse por mi nariz, y enrosco mis trenzas. Tiemblo cuando estoy con él. ¿Acaso el yugo de la belleza es tan difícil de sobrellevar como el de la inteligencia? ¿Y el de la timidez? Ay, la timidez…
.
.
(Imagen tomada de la web)

5 comentarios:

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

muy bien escrito, he de reconocer tu buen maneja del lenguaje.

No me gustó tanto el final, aunque está tan bien hilado que el resultado es bueno

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Daniel: aprecio muchísimo tu opinión. A menudo los blogs se llenan de comentarios elogiosos y olvidan el valor del aporte crítico para mejorar la escritura. Agradecida. Y espero que sigas ayudándome a crecer en este universo maravilloso de las palabras. Saludos

Anónimo dijo...

Sencillo y bonito relato.Ri

marialuisa dijo...

Muy bonito, me ha gustado mucho.
Seguiré leyendo lo que escribes.

un saludo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias María Luisa.Bienvenida!Saludos