miércoles, 10 de febrero de 2010

EL MEJOR DESEO



Sólo tres, respondió. Insistí. Entonces giró su cabeza hacia ambos lados.

-Deseo una vejez bulliciosa, una vejez bulliciosa y una vejez bulliciosa, confirmaron mis labios mientras comprimía los párpados para darle más firmeza a los deseos. Aborrezco la soledad, y últimamente, los genios no son de fiar.





( Imagen tomada de la web)

No hay comentarios: