martes, 9 de febrero de 2010

LA BODA



Días antes se había confesado. Insondable su interior y albo su vestido de encajes. Desde los vitrales, un atado de luces recorría la iglesia quebrando la simetría de los mármoles. Una hilera prolija de bancos desnudaba la entrada de la novia; sus pasos ondulaban hacia el altar como el perfume de las flores. Un escote tímido destacaba la turgencia de sus senos. Tras un pendiente azulino se quebraba un corazón inquieto. Un coro lejano alborozaba las lenguas que seguían sus sones. Mis manos tomaron sus manos estremecidas. Mientras desposaba a los novios, una boca emborrascada pronunciaba un vacío monosílabo traspasando mis entrañas y unos ojos mojados derramaban mi nombre.
.
.
( Imagen tomada de la web)

4 comentarios:

♪..♫..La vida es un tango, si te resvalas sigue bailando...☼ dijo...

ME GUSTO MUCHO, SIGUE ADELANTE!

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias.

Persis dijo...

Me quedé pensando en esta frase "Mis manos tomaron sus manos..." y "Mientras desposaba a los novios..." ¿habla el cura? ¡Es muy fuerte! ¡GENIAL!
Cada día escribís mejor!!!!!!!!!!
Te mando un beso

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Mónica!Si,relata el cura y confiesa también su amor imposible... Gracias nuevamente, un beso.