viernes, 12 de febrero de 2010

TIEMPOS PROPICIOS


Las sostengo firmes, con ambas manos. Empuñándolas. En tiempos propicios es menos dificultoso conseguirlas. Tienen éstas, una cavidad honda y cómodo agarradero; y además conservo unas vasijas grandes. La última vez no hubo predicciones ni arreglos previos en la aldea. Unos pocos engordaron y otros languidecimos. Pasamos más de cuarenta años empobrecidos, mirando el cielo. No voy a soltarlas hasta que no llueva sopa otra vez.


.

(Imagen tomada de la web)

2 comentarios:

no comments dijo...

Me gustó, en su conjunto y el final más todavía, "hasta que no llueva sopa otra vez".
Y se puede ver detrás de este texto una cruda realidad, hay gente que pasa hambre.

Un saludo indio

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Indio por pasar, retribuyo tus saludos.