sábado, 13 de marzo de 2010

SUSURROS BLANCOS



Se resguardó en el andén, a media luz. Desde una de las farolas brotaba una cascada helada. Empapado se encogió en su gabán deteriorado. Intentó regresar. Un sorpresivo estornudo, y luego otro, inquietaron la cadencia de la lluvia nocturna. Tiritando en cuclillas repasaba mis últimas palabras: -“No me abandones”-.
No pudo olvidarme. Le susurro en sueños. Me encuentra en los rostros errantes de la calle. Asedio sus pensamientos. Devoro sus días.
-“Iré a buscarte” -me dijo en la tarde. Y aquí está, tomando mi mano, en el límite del puente, entrando en mi vuelo esta vez.
.
.
( Imágen tomada de la web- Cuadro de Vincent van Gogh)

No hay comentarios: