sábado, 3 de julio de 2010

MI ENCUENTRO CON DIOS


No fue en las alturas de una montaña fabulosa ni me fueron dados jeroglíficos sobre pedruscos. Ni siquiera el cielo cambió de color. Sucedió mientras dormía.

¿Por qué yo?, me pregunté extasiado. No soy valiente. Mis fuerzas se deterioran ante la apatía. Transito una senda apartada de la egolatría. Conozco la soledad y la indiferencia. Me conmueve el credo del amor. ¿Por qué yo?

Un hálito tibio perfumó mi espalda y desperté en este sueño.
.
.
Cuadro de Susana Boettner- Serie Al Borde : www.susanaboettner.com.ar

No hay comentarios: