domingo, 29 de agosto de 2010

EL REGALO



Me lo entregó el día de mi cumpleaños. Sonreía y sus ojos mostraban una mirada de complicidad a la cual no pude corresponder. ¿A qué niño puede llamarle la atención un bulto disforme y oscuro? Se inclinó con lentitud y abrigó mi oreja con sus manos. La cosquilla que me provocó el susurro no me permitió escuchar con claridad. El regalo perteneció a su padre y antes a su abuelo, a quienes no conocí. Su índice se hundió en mi frente, y dijo con voz grave: ¡te espero! Miré desconcertado a mi abuelo. Pronunció otras palabras que no comprendí hasta hoy.
Rompí la envoltura con desgano y descubrí un reloj antiguo ¬al menos eso parecía¬ con manecillas doradas y sinuosas. Ajusté la hora y una pequeña rosca transparente comenzó a girar.
Sentí de inmediato la inconfundible voz de Pedro en el patio. Miré con extrañeza el jardín sin los naranjos y los jazmines. ¿Juegos para niñas?, ¡si somos todos hombres en la casa! ¿Qué le sucedió a mi hermano? Sólo la voz era la misma. Le temblaron las manos cuando las pasó por su cabeza calva. Caminaba torpe.
Asustado busqué al abuelo y recordé el reloj. Ajusté la hora y una pequeña rosca transparente comenzó a girar.
El establo huele a estiércol. Un perro escuálido persigue a las gallinas. El niño montado a caballo me sonríe. ¡ Al fin llegaste¡, masculla.


.

.

( Imagen tomada de la web)

sábado, 28 de agosto de 2010

OLVIDO



Abandono tu nombre en los matices del ocaso que humedecen de nostalgia el horizonte. Duele. Comienza a llover y mis lágrimas se dispersan en el susurro del agua que desvanece tu imagen. Los ojos aprisionados transforman la soledad en un bálsamo fresco, como el olor de la tierra mojada. Florece la luna. Sueño, y caen las estrellas con tus besos forjados de olvido.



.

. (Imagen tomada de la web)

viernes, 27 de agosto de 2010

EL DESEO



Miro tu boca deseándola. ¿Qué sabor tendrán tus besos? Dentro de esta habitación tu aroma inquieto intuye mis sentidos. Regresas a tu boca, saciada y encogida la imaginación. ¿Qué sabor tendrán tus besos?



.

.

(Imagen tomada de la web)

martes, 24 de agosto de 2010

EL CIELO

Morí, sin despedidas. Una neblina pegajosa envolvió mi cuerpo y lo arrojó hacia un abismo misterioso y oscuro. Nadie pudo rescatarme, ni siquiera él que lloraba postrado. Al menos así lo contó luego de despertar de tan fatídica pesadilla. Extrañamente, sólo cuando sus brazos fuertes y tiernos se anudaron en un profundo abrazo conteniendo mi aliento, alcancé unos instantes el cielo.

A Juanjo, para que siga soñando a mi lado…
.
.
(Imagen tomada de la web. Rodín"El beso")

miércoles, 18 de agosto de 2010

ENTRE CIEGOS



Como todos los domingos, esperaba a mi mujer sentado en un banco de la plaza. Las homilías me aburren. Otra mañana tranquila y solitaria, me dije. Al menos eso creí, hasta que vi al ciego. Pasó junto a mí. El sol se adhirió en su cabeza. Sentí lástima por él, que fue diluyéndose en una especie de admiración. Sus pasos tímidos acompañaban el torpe zigzag de una mano alargada. Se tambaleó ¬casi cae al suelo¬ pero rápidamente volvió a su recorrido simétrico hasta hacerse pequeño.

La oscuridad que se hospeda en mis ojos es un mundo sin horizonte”, dijo el ciego aliviado, al tropezar con un ángel.
“¿Cuántas veces observan el horizonte los hombres que pueden ver?”, respondió el ángel.

Otra mañana ordinaria, en la cual sólo vi a un pobre ciego mascullando.
.
.
(Imagen tomada de la web)

viernes, 13 de agosto de 2010

EL UMBRAL



En esos ojos negros cabe la mirada inquieta. Y unos labios tibios silencian el amor, dejando su aroma en la memoria. Extraviaron la luna. El viento trae el canto alado de un jilguero cautivo. Sucede el universo en el silencioso umbral de la palabra.


.

.

(Imagen tomada de la web )

domingo, 8 de agosto de 2010

EL ORFANATO


Aún no logramos que hable. La niña menor del orfanato sólo llora. Todas las noches, se sienta en un viejo cojín y comienza a llorar. Siempre tiene los ojos hinchados. De cuando en cuando suspira, hace una pausa y otra vez el llanto nos ensordece. Luego de unas horas, coloca con suavidad el dedo pulgar en su boquita y lo chupa hasta dormirse.
Amanecemos agotados, con la sensación de haber soñado la estridencia nocturna. Los gritos de la celadora nos amohínan, preferimos levantarnos sin ocasionar problemas. Nos mantenemos discretos durante el día. Sabemos que en la noche, aparecerá la niña y volverá a llorar sin hablarnos.

.
.
(Imagen tomada de la web)

lunes, 2 de agosto de 2010

457 CUMPLEAÑOS DE SANTIAGO DEL ESTERO. Fragmentos del interior.

Monumento al fundador de la ciudad, "Francisco de Aguirre"


Río Dulce





Vista del Río Dulce





Parque Temático Municipal


Uno de los cuatro arcos que rodean la plaza Libertad.














Fuente de la plaza Libertad, obsequio del Gobierno italiano a la ciudad de Santiago del EStero.



Estatua de Belgrano, en la plaza Libertad



Catedral de Santiago del EStero, vista nocturna.

Entrada por la calle Libertad al Centro Cultural de la ciudad





Interior del Centro cultural.

Entrada del "Centro Cultural " de Santiago del EStero





´Cúpula de vidrio del Centro Cultural ( fotografía de Baltazar A.)





Entrada por calle Tucumán al "Centro Cultural del Bicentenario"


UN PASEO POR LA CIUDAD DEL BARCO

Resopló, jadeó y enredando el polvo y la memoria, le susurró nombres peregrinos a Don Juan Nuñez del Prado. Acarició esta tierra en 1550, cuando las manos fundacionales y el tesón de Don Juan la llamaron Ciudad del Barco. Más tarde acompañó a Francisco de Aguirre, que contagiado de laureles, cambio su nombre y su lugar, bautizándola el 25 de julio de 1553 Santiago del Estero.
Hoy se arrellana otra vez sobre las márgenes de la ciudad, recorre el Puente Carretero y bañado en las aguas del Dulce nos empapa de un mágico cosquilleo de conquista.
Respira, zumba en los eucaliptos que perfuman el Parque Aguirre y entusiasta reposa su vaivén en las hamacas coloridas donde juegan los niños.
Remonta ufano y escolta las laderas de los edificios que adornan el paisaje urbano. Dibuja filigranas en los cuatro arcos de la Plaza Libertad y con el brío cómplice de las gotas de agua brinca en la fuente de las ninfas. Acaricia la piel de bronce de Manuel Belgrano y solemne aviva el campaneo de la Catedral.
Revive las voces dormidas del Cabildo y las vierte frescas en cultura autóctona y tradicional.
Zarandea su espira el Huayra Muyoj en tu noche de esplendores, ¡Madre de Ciudades! , y convertido en aliento te canta chacareras.
.
.
( Esta entrada es un homenaje a los 457 años de la fundación Santiago del Estero.
Las fotografias ilustran el texto, algunas de ellas atención de B.A. otras de mi autoría. )