domingo, 8 de agosto de 2010

EL ORFANATO


Aún no logramos que hable. La niña menor del orfanato sólo llora. Todas las noches, se sienta en un viejo cojín y comienza a llorar. Siempre tiene los ojos hinchados. De cuando en cuando suspira, hace una pausa y otra vez el llanto nos ensordece. Luego de unas horas, coloca con suavidad el dedo pulgar en su boquita y lo chupa hasta dormirse.
Amanecemos agotados, con la sensación de haber soñado la estridencia nocturna. Los gritos de la celadora nos amohínan, preferimos levantarnos sin ocasionar problemas. Nos mantenemos discretos durante el día. Sabemos que en la noche, aparecerá la niña y volverá a llorar sin hablarnos.

.
.
(Imagen tomada de la web)

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu relato, es un cuadro viviente,me hizo estremecer......¡cuàntos niños sufren en este mundo! La vida de Ellos es un desierto,podran encontrar un oasis en lo recondito de su alma? Saludos. Ri

Isabel González dijo...

Vaya vaya, qué habilidad mantenernos engañados hasta que aparece "aparece".

No Comments dijo...

El comentario de Isabel, me hizo volver a leer el texto y ese final, con "aparecerá" cobra un nuevo sentido. Tremendo. Fantasmágorico.

Muy bueno.

Un saludo indio

Jesus Esnaola dijo...

Es curioso lo de los orfanatos. Me atemorizan, pese a que nunca estuve en ninguno y que, dada mi edad, ya nunca estaré. Sin embargo puede que el llanto sin habla también a mí me persiga. Me gustó mucho Fabiana.

Un abrazo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Ri, me encantó tu reflexión. Besos.

Isabel, tu interpretación es magistral. Gracias por pasar y compartir. Un abrazo


Indio,me alegro que el comentario de Isabel te haya invitado a dar una relectura. Un abrazo


Jesus, ni siquiera al dejar un comentario te quitas la magia de provocar lagrimitas y sonrisas a la vez. Disfruto tu humor. Muchas gracias.Un abrazo.

Claudia Sánchez dijo...

Los orfanatos, como los internados, son los lugares propicios para el terror infantil cinematográfico. Y este relato es una joyita del género.
Besos,

Pablo Gonz dijo...

Fantasmal este micro. La protagonista "aparece" y también la voz narradora. Un sutil manejo de la magia del estilo.
Un fuerte abrazo, Fabiana, y enhorabuena.
PABLO GONZ

Pedro Herrero dijo...

Aparte de coincidir con los comentarios de los compañeros, a mí me impresiona la distancia que dejas entre la niña y los demás residentes del orfanato, apenas dibujados como sombras. Yo creo que consigues que por una parte figuren como sufridores del desgarro de la protagonista, pero sin ocultar la fría indiferencia que mantienen respecto a ella, esperando que hable, incapaces de tomar la iniciativa. Huelga decir que tu relato es, como de costumbre, una pequeña maravilla.

manuespada dijo...

Muy bueno Fabiana, no he podido evitar acordarme del largometraje de Belén Rueda, igual de fantasmagórica, quizá puedas vender los derechos de tu micros para hacer un corto meraje.

::::::::::::::::::::::A-Zeta (Revista abierta a participación)::::::::::::::::::::::::::::::::: dijo...

a veces la vida es un bucle..

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Muchas gracias Claudia por tus palabras, me alientan. Un beso.

Pablo, un placer tu visita y gracias por tu comentario. Retribuyo tu abrazo.

Pedro, es un honor tu visita y agradezco tus palabras. También para mi es un gusto estar en contacto contigo. Abrazo.

A=Zeta, así es , a veces la vida toma formas ondulantes... Saludos


¡Manu!, ¡qué grata sorpresa tu visita! Agradezco tus palabras. Saludos