domingo, 12 de septiembre de 2010

DESPEDIDA



Contuvimos la tristeza apretando los párpados. Nuestras pisadas enfrentadas ocultaron las últimas miradas. El silencio crujió detrás de nosotros El umbral se hizo oscuro, tan oscuro que nunca supimos quien se quedó solo.

.

.

(Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Los dos solos, lo más seguro, y si te descuidas encontrando consuelo en ello. Así somos.
No te arreglas con los relatos de abogados porque eres muy sensible.

Un abrazo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Jesus. Otro abrazo.

hugo dijo...

Hola Fabiana:

Tarde, pero con buena voluntad.

Me gusta este micro donde la soledad desconcierta después de la ruptura.
La última frase es casi un hiperbreve.

un abrazo,
chau,
hugo