sábado, 18 de septiembre de 2010

EN EL CAMINO

—Contigo siempre pierdo la carrera —dijo la liebre.
—¿Es a causa de mi disfraz? —inquirió la hormiga
—Sabes bien que no es cuestión de disfraces. Ni siquiera ese risible armatoste puede ocultar las alas de tu corazón —rezongó el derrotado animal.

.

.

(Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

hugo dijo...

Hola Fabiana:

La liebre siempre pierde, con la tortuga y con Esopo y ahora contigo y con la hormiga.

Me gusta esa intención de colocar la pauta del tema en el corazón y la libertad. La liebre puede ir rapidísimo, pero no por eso será más o menos libre que la hormiga. Lo interesante es que quién toma conciencia de ello y lo vive como derrota sea la misma liebre.

Es curioso, pero en castellano los terminos libre y liebre se reducen a cuestión de diptongos. Sus raíces latinas están alejadas por millones de saltos de liebre en la Historia.

unabrazo,

chau,
hugo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Hugo,muchas gracias por tu brillante análisis.
¡Qué bueno eso de las raíces latinas alejadas! ¿Será para que dejemos de correr y nos detengamos libremente a mirar el grandioso mundo que se nos regala , día a día?
Un fuerte abrazo.

Isabel María González dijo...

Ai, qué lind versión de la fabula de la liebre y ... ¿la hormiga? disfrazada de tortuga. Un beso.