jueves, 9 de septiembre de 2010

LA MISMA HISTORIA


Papá solía morirse dos veces al día. Pasado el mediodía, apenas mi madre comenzaba con sus letanías cotidianas y luego de la cena cuando ella continuaba acunando los mismos reproches. La muerte era una sutil manera de conservarse vivo.
.
.
(Imagen tomada de la web. Magritte, "El mago" )

3 comentarios:

No Comments dijo...

Como a otros, te doy la enhorabuena por participar. La frase era complicada.

Suerte la próxima.

Un saludo indio

Claudia Sánchez dijo...

¡Genial Fabiana! Cuántas veces nos habremos muerto para preservarnos eh?
Besos,

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Muchas gracias David! Un abrazo.




Claudia, gracias por tu comentario. Me alegro que te haya gustado. Un beso.