viernes, 22 de octubre de 2010

INVASIÓN


Llega cuando languidece el sol. Abandona los trastos deportivos detrás del armario y se tiende desaseado sobre la cama. El muchacho enrosca con tranquilidad el lóbulo de la oreja y lo suelta. En seguida ubicada en su lugar la blanda distracción, vuelve a enroscar y vuelve a soltar, mientras su mirada luce perdida tras el fúlgido cuadrado. Se siente invadido. Un aterrador alienígena ataca la región. Esa mujer habita en su cabeza, desborda su pecho y se dispersa como un cosquilleo inquieto hasta la palma de su mano. El héroe adolescente guiado por las llamadas de los pobladores se transforma en un asombroso robot y desafía al extraño con sus poderes. Su mirada no regresa, está absorbida por esa mujer cuya forma se apodera del contorno de las cosas, y que ahora obstaculiza, antojadizamente las transmisiones de esa lejana y pequeña pantalla.

.

.

(Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

Claudia Sánchez dijo...

¿No digo yo? si la poesía te brota por los poros... excelente Fabiana!
Besos,

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Clau. Un beso grande.

carlos de la parra dijo...

Hermoso sexo-ficción fantástica.