miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA CAJA



Otra vez encuentro al hombrecito sentado frente al primer escritorio. Un ligero mohín de la cabeza recostada sobre su mano derecha me indica el recorrido.
El pasillo es angosto e incómodo. Las paredes sudan. La oscuridad momentánea hace más luminosa la habitación contigua.
Cientos de papeles hacinados en mesas gemelas ocultan cientos de rostros aburridos. Detrás de una computadora que está pegada a la ventana, alguien (el monitor le tapa la cara) señala con el dedo la otra puerta.
En la galería descubro una escalera. El pasamano está desajustado, los escalones truenan y se reproducen. Entro en una oficina más pequeña. Una señorita con trenzas y faldas cortas me sonríe con amabilidad y continúa hablando por teléfono.
El gerente no está.
Galería. Pasamano. Escaleras. Palpitaciones. Habitaciones pequeñas. Pasillo angosto. Portal.
“Hgm pfrtmjl plsmtrc rrchmd”, repite con frialdad un tipo flaco que se cuela por un traje gastado. Regresaré mañana. Tal vez algún día logre comprenderlos.


(Imagen tomada de la web. Dibujos de Quino)

13 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Pobrecito, y aún mantiene la esperanza de comprenderlos algún día. Me hizo pensar en Kafka, pero sobre todo a Larra y su "Vuelva usted mañana".

Besos, Fabiana.

Gemma dijo...

"Vuelva Vd. mañana" que decía el gran Mariano José de Larra.
Me gustó mucho, Fabiana.
Besos

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Jesús y Gemma:
Me han sorprendido y sorprendidos quedarán ustedes también. Ambos coinciden en sus comentarios.
Debo confesarles que no conocía al Fígaro. Leí sobre él y disfruté su artículo:“Vuelva usted mañana”. Boquiabierta: 1833 2010, como si el tiempo se alimentara de la pereza…

Agradecida por sus palabras y su visita.
Besos para ambos.

A quienes quieran conocer el artículo citado les dejo el link :
http://bibliocriptana.wordpress.com/2009/03/28/vuelva-usted-manana-mariano-jose-de-larra/.

Saludos.

Fernando Remitente. dijo...

Uf... En mi mente se suceden fragmentos de todos los edificios de la administración que he recorrido alguna vez, sea cuál sea el motivo. Ahora ando perdido dentro de mi mente.

Bien narrado. Bien imaginado.

Un saludo.

hugo dijo...

Hola Fabiana:

Primero quisiera decirte que es un micro de una composición exelente. Eso significa que todo encaja y que el final cierra tanto como lo que deja abierto.

Más allá de la lectura que puede resultar de elementos familiares con el artículo de Larra, en el cual la crítica social es parte de la estrategia de aquel texto, lo que advierto es que tienes una excelente lectura -y me atrevo a pensar que muchas re - lecturas del maestro Franz K. El laberinto burocrático remite a "El Castillo" por una parte, pero sin duda a "El Proceso" por lo que tiene de reducción al absurdo -no en cuanto al argumento central, se entiende-.
Creo que esta vez has retratado parte de lo que debe ser tu cotidianidad profesional.

Muy buena la frase final del "tipo flaco" que se alimenta de vocales y escupe consonantes. ¿Alguien alguna vez ha entendido el lenguaje críptico con el que suelen despachar los funcionarios al público que "fatiga" los ministerios -y perdón por la "borgianada que he dejado ir.

un abrazo,
chau,
hugo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

GRACIAS FERNANDO POR TUS PALABRAS. BIENVENIDO A BRISA. UN GUSTO TU VISITA.SALUDOS

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

QUERIDO HUGO: ¡CUÁNTO PLACER ME PRODUCE TU ANÁLISIS ! GRACIAS POR DEDICARME TU TIEMPO. PARA MÍ ES UN HONOR... MUCHAS GRACIAS .
UN ABRAZO.

Pablo Gonz dijo...

Un hermoso relato de tema kafkiano: destaco además la estructura compleja (hay varios modos de escribir yuxtapuestos: clásico, guión, absurdo...), todos bien resueltos. Un micro abierto a múltiples interpretaciones.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Claudia Sánchez dijo...

Imposible no imaginarme escenas de la película Brazil, sobre El Proceso kafkiano.
Muy bueno Fabi, como siempre!
Besos,

Miguel Ángel dijo...

Me encanta este microcuento. Está muy bien contado. Uno se hace personaje con facilidad y llega a sentir ansiedad y hastío por la travesía de hacer algún papeleo. Saludos.

Pedro Herrero dijo...

Suscribo los comentarios de los compañeros y las alusiones a Kafka y al Brazil de Terry Gilliam. Yo añadiría el detalle magistral de enlazar el final de la historia (regresaré mañana) con el principio (otra vez encuentro al hombrecito), que confiere al texto un sentido circular muy propio de la absurda situación descrita. Ese relato es un dardo en la diana, y su lectura un verdadero placer.

Claudia Sánchez dijo...

Paso a desearte Felices Fiestas Fabiana y que el próximo año nos encuentre trabajando!
Besos,

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Claudia, muchas gracias por tu compañía y tus comentarios. Besos.

Pablo, muchas gracias por tu análisis. Un abrazo.

Miguel Angel,gracias por tu visita y por compartir el juego de este micro. Un abrazo.

Pedro, gracias, gracias, gracias por dedicar tu tiempo a mis relatos. Para mí es siempre un gran honor tu visita. Un abrazo.

FELIZ AÑO PARA TODOS USTEDES. QUE LLEGUE CARGADO DE PAZ Y SALUD.

ME DISCULPO POR LA AUSENCIA INJUSTIFICADA... GRACIAS POR LEER.