viernes, 14 de enero de 2011

PÉRDIDAS



—Es sólo un globo, Juan… — dijo mi mamá y me arrastró del brazo. Aquel atardecer, mis ojos se adhirieron al travieso itinerario que le trazó el viento, tan parecido a estas huellas de Sofía que se desvanecen mientras la vida me arrastra.








.


(Imagen tomada de la web)

3 comentarios:

Gemma dijo...

Fantástico, Fabiana. Que la memoria también se pierda me pareció lo más triste de todo.
Un abrazo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Muchas gracias, Gemma. Un beso grande.

hugo dijo...

Hola Fabiana:
Prometí pasar y lo hago tarde, como casi siempre.

Me gusta el micro porque la relación entre la voz de la madre y la actitud del niño se traslada guardando la misma relación cuando se produce el salto temporal.
La resolución no puede ser más trágica: antes lo arrastrataba la madre ahora lo arrastra la vida y Sofía ocupa el lugar del globo.

¿El nombre de Sofía está tomado al azar o hay que leerlo como Sofía, la mediadora entre el alma del mundo y las ideas, tal como la concebía Tolomeo?

un abrazo,
chau
hugo