viernes, 25 de marzo de 2011

VIDA ALTERNA


Luego de preparada la cena, la cocina brilla. Enciende las velas del comedor y lo espera en silencio frente al piano. A él no le gusta Chopin, a nosotras si. Comienzo a tocar Nocturne Opus 9 y sólo en esos momentos el universo parece ordenado y simple. Ella me detiene a tiempo, justo cuando él llega. Acondiciona los pliegues de su falda y le sonríe temerosa. Esa vida la atormenta, lo sé. ”Sumisa”, le susurro y con un ligero y acostumbrado mohín coloca su pelo detrás de la oreja, ahuyentándome. Me largo. Si. Hoy me voy, mas un día de éstos abriré todas las ventanas para disfrutar de la lluvia otoñal. Y no me importarán los lloriqueos ni las aureolas amoratadas. Un día de éstos…
.
.
(Cuadro de David Friedrich, pintor alemán, "La mujer en la ventana" . Imagen tomada de la web)

sábado, 19 de marzo de 2011

CUANDO ME DUERMA...Fragmentos del interior.

Cuando me duerma, voy a soñar que la naturaleza no fustigó la tierra y el mar del extremo oriente. Y que Muamar el Gadafi no es más que un viajante de comercio inventado por Kafka. Y que la tierra de occidente trabaja con herramientas hechas de paz. Y que las aguas del río Salado ya no son lágrimas gruesas en el rostro de Argentina. En mi sueño, los gremios del transporte van a trabajar. Voy a soñar que todas las casas son las guaridas de los héroes cotidianos; que este escenario de la realidad es el sueño de un coloso que despierta mientras me duermo…
.
(Imagen tomada de la web)

miércoles, 16 de marzo de 2011

EL RELOJ


La piel se le escapa por la sima de los huesos, como el tiempo. La casa huele distinto. El babo (así lo llamó por primera vez el mayor de los cuatro niños, y luego a todos se les fue olvidando su nombre) está muy enfermo. Leopoldo lo visita cuando los demás regresan a sus tareas, y el babo es sólo para él.
Cada tarde inicia el ritual. Le sudan las manitos, arruga la frente y los párpados para tragar las piedras que le tapan la garganta. Atraviesa la puerta gris de la habitación y sonríe. Sube con dificultad a la cama, sujetándose del cobertor. Besa la nariz pálida de su abuelo y recoge las golosinas escondidas entre las sábanas. Juegan y murmuran. Juegan, murmuran, murmuran, hasta que la abuela despide al niño y apaga las luces.
Esa tarde es diferente, aunque no llueve (es otra tristeza, más sinuosa). Corre, olvida el ritual, ¿para qué?, si las piedras han escalado hasta los ojos. “¿Babo?¿Babo?” “El babo se ha dormido”, le dice su mamá. “¡Babo! ¡Babo!” insiste. Y Leopoldo comprende. Corre, corre para ver si el reloj del comedor también se ha dormido.


.

.
(Imagen tomada de la web)

sábado, 5 de marzo de 2011

OY



Mi otro yo sabe que existo. Sólo me impacienta su obstinado modo de serme indiferente.



.

.

Cuadro de Luis Angel Llarens, pintor argentino ( Corrientes) . " Laura" de la serie "Señales del rostro" Gracias Luis!

jueves, 3 de marzo de 2011

LA CULPA


¿Por qué me mira así? Con las cejas amontonadas sobre los ojos y las manos mordiendo la cintura. Cree que es mi culpa, otra vez. Por toda la casa ha comenzado a transpirar la nube líquida que Paco quiso ocultar debajo de la alfombra del comedor. Y cuando la punta afilada de su nariz inicie un movimiento de globo señalándome, la nube se extenderá por mis pantorrillas. Y será otra culpa, pero ella nunca entiende. Pobre mi madre.






.

( Cuadro de Susana Boettner, pintora argentina. Gracias Susana! )