sábado, 5 de marzo de 2011

OY



Mi otro yo sabe que existo. Sólo me impacienta su obstinado modo de serme indiferente.



.

.

Cuadro de Luis Angel Llarens, pintor argentino ( Corrientes) . " Laura" de la serie "Señales del rostro" Gracias Luis!

8 comentarios:

Gemma dijo...

Es que el gran yo suele ser desdeñoso y hasta un algo cruel.
Muy bueno, Fabiana.
Abrazo grande

Pablo Gonz dijo...

¿De serme indiferente o de ser indiferente?

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Gemma!.Un abrazo.

Pablo
Respondo a tu pregunta: Lo escribí porque me pareció correcto. Quizá es un exceso de pronombre, pero si se puede emplear así. ( Al menos eso me dijeron las profesoras a las que consulté y a quienes a menudo me ayudan con mis dudas y mi ignorancia). De todas maneras, yo no tengo autoridad sobre el lenguaje. Si crees que está incorrecto nos comunicamos por vía privada y me explicas lo que a mis maestras se les está escapando.
Sé que Gemma es filóloga, a ella nada se le escaparía, y sería un placer preguntarle, pero no me animo.

Un abrazo. Gracias por cuestionar y por visitar Brisa.

Pablo Gonz dijo...

Te mandé un mail con mis impresiones, Fabiana.
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

hugo dijo...

Hola Fabiana:

He de reconocer que los hiperbreves no acaban de atraparme. Supongo que mi problema consiste en que soy un narrador puro y duro y, en los hiper, el núcleo narrativo suele quedar reducido a una mínima expresión. Todo y así, este me gusta desde el acierto del título hasta la resolución final.

Respecto a la duda sobre la frase final pienso que esta resuelta correctamente. El primer "me" tiene función reflexiva (equivale a un "se").Ello unido al verbo "impacientar" configura la pauta semántica de toda la frase y del texto. Ahora bien,una de la convenciones aceptadas en lingüística desde hace ya mucho tiempo afirma que en una frase rige siempre la pauta semática por encima de la sintáctica, morfológica o fonética. Y ello es así por una cuestión semiótica muy concreta y evidente la pauta semántica es la que rige la comunicación (por ejemplo puedo decir "los cuchillos ausentes reflejaban la cerveza" sintácticamente es perfecta semánticamente es inútil e ineficaz en el uso de la lengua).

Para no extenderme demasiado. El "me" enclítico no hace más que reiterar el "me" reflexivo antecedente. Si planteáramos la hipótesis "... de ser indiferente" no tendría sentido el reflexivo antecedente. Es decir, el narrador en primera no se queja de que su otro yo sea indiferente por igual a él, a la vecina del 5º izquierda y al verdulero de la esquina, sino que se queja de la indiferencia de su otro yo sobre sí, personal (1ª) e intansferible.(me reflexivo).

Y hasta aquí llego,

Fabiana, espero encontrarte en textos de más larga trama.

Nos seguimos leyendo

abrazos,
chau,
hugo

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Pablo por tu interés y tus comentarios. Saludos.

Hugo, con alma de profe...muchas gracias, es un placer aprender de estas magistrales lecciones.

Un abrazo.

Gemma dijo...

La repetición del pronombre "me" serviría en este caso para dar énfasis a la oración. El DRAE dice de los "dativos éticos" lo siguiente: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=dativo

Abrazos a todos

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Gemma!! Un fuerte abrazo.