martes, 24 de mayo de 2011

EL OLEAJE

Él tiene la mirada sumergida. Oleaje va, oleaje viene. Antes, las olas le parecían más altas y menos bravas.

El estupor del sol le desarma sobre las mejillas unas cuantas gotas salinas. Aunque casi siempre gélida y azorada, la vida es como el mar. Oleaje va, oleaje viene.


.




(Imagen tomada de la web)

2 comentarios:

*Sechat* dijo...

Es cierto, la vida es estar muchas veces arriba y otras tantas abajo. Ahí radica quizá su hechizo.

Un besazo.

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Muchas gracias Sechat por pasar. Otro beso.