martes, 7 de junio de 2011

LA NOTICIA


Sus tortas son las mejores. Ni siquiera Delfina –quien más tiempo pasa con la abuela- ha logrado imitar el sabor especial que tienen sus preparaciones. Voy a extrañar también sus cánticos matutinos y el pesebre lleno de dulces. Sólo la abuela lo sabe. El alboroto de las sirenas les llega como un zumbido escalofriante. Es la única que no se sobresalta cuando un hombre vestido con un extraño uniforme azul, llama a la puerta.

No hay comentarios: