viernes, 1 de julio de 2011

INTENCIONES



Cinco peldaños más y el pasillo. Doce pasos y alcanzo la puerta. Pasos temblorosos.

Allí estarás, con tus ojos negros de serpiente que devoran mis entrañas. Y la corbata enlazada al cuello, como se trenzan y adujan las pasiones. Allí donde no debo.

Veinte pasos menos. Cuatro. El rellano de la escalera donde se asienta el sudor. Y la otra puerta.

 
 
 

No hay comentarios: