miércoles, 31 de agosto de 2011

NÁUFRAGOS




Podríamos embarcarnos juntos. Transmutarnos como el amor, y ser nostalgia en el jadeo del viento. Deshacer las amarras. Ser el latido del mar que arrulla a las olas o la sal que se asienta en la arena. O la nada, cuando la ciudad nos duele tanto…

No hay comentarios: