miércoles, 14 de septiembre de 2011

LA PARTIDA



La noche es una estrella en tu cucharilla. Su luz es menos tenue que la realidad. La acercas, con parsimonia, hacia tu boca. Intento no mirarte, mordiendo el engaño que se cuela por mi espalda. Ni siquiera te detienes cuando tu nariz intuye el desenlace. El color de la oscuridad sorbe tu cuerpo. Y yo me marcho. Aunque el recuerdo sea el peor veneno.

No hay comentarios: