jueves, 15 de diciembre de 2011

INTENCIONES FORNIDAS



Yo la abrazaré bien fuerte y me la llevaré conmigo. Para lograrlo, necesito entrenarme. Durante las noches, cuando los gritos no me dejan dormir, ejercito los cuadriceps y los bíceps, hago abdominales y levanto las pesas. En las mañanas, al encontrarlo, sudoroso y despeinado, disimulo mis intenciones usando el cigomático mayor. Cuando sea forzudo, nada me detendrá, ni siquiera el miedo que le tiene mi mamá.

No hay comentarios: