jueves, 5 de enero de 2012

CREACIÓN



La última alma humana vagó, descolorida y taciturna, por los confines de la entelequia. Ensimismada en un perfecto aburrimiento, creó la eternidad y un Dios misterioso.