martes, 19 de junio de 2012

Malos hábitos





La risa un poco ronca y una barba que siempre pincha. Igual se las rebusca bien. Se enamoró de Isabel en preescolar y desde entonces, hace de todo por cautivar su atención. Se pone esos zapatos ridículos y se cierra el atuendo hasta el cuello. Ata un cordón a su cintura con tres nudos, esconde las entradas dentro de la toca y amarra minuciosamente sus partes íntimas. Y con el nombre de la Santa Patrona, entra en casa chillando: “¡Santígüense, llegó la Hermana Teresa!”





2 comentarios:

BELMAR dijo...

me encatò
tu blog...

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Muchas gracias Belmar. Bienvenido. Saludos.