viernes, 14 de septiembre de 2012

EL ENCUENTRO


 

 

Se encuentran. Y estallan los deseos en sus miradas como un relámpago furtivo. El rastro de las prendas enciende el temblor de las manos. La habitación en penumbras dibuja las siluetas arrimadas mientras las bocas profanan el misterio. Se enciende el miedo ancestral en sus entrañas. La melodía inquieta de los besos ilumina las hendiduras y entrelaza  los latidos.  Suspiran. Se consumen. Sueñan en sus rostros  los otros rostros detrás de la contienda. La unión encarnizada se derrite en los orígenes y el prístino alarido, perdurable, emerge del abismo. Envueltos en sudor y lágrimas recobran las formas  mortales y el silencio…

 

Para vos MI AMOR, que estas siempre, en el momento oportuno y en el lugar correcto.  

 

2 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Si la literatura es el intento por capturar el tiempo, en este breve texto capturas el instante con ese lirismo tan tuyo que hace envidiar al objeto de tus palabras.

Beso grande, querida Fabi!

MARIA FABIANA CALDERARI dijo...

Gracias Jesus por tus palabras. Un abrazo.