martes, 18 de septiembre de 2012

OY


Ofrecí mi mejor mejilla y atizó mi bondad con insolencia. Aborrezco esos días en los que el espejo se oculta, con desdén, tras el ademán de sus dientes.

 

No hay comentarios: